Síndrome de Diógenes

síndrome de diógenes

 


Qué es el síndrome de Diógenes

 

Seguramente habrás oído hablar o conocer a alguna persona de tu vecindario que haya sido diagnosticada con el Síndrome de Diógenes.

Este síndrome es un trastorno de la conducta que aparece, por lo general en personas mayores de 65 años. Tienden a acumular objetos, enseres y hasta la propia producción de su basura en diferentes partes de la casa.

Este tipo de conducta está relacionado a una necesidad intrínseca de conservar cosas de todo tipo y de darles un valor tan importante que es muy difícil deshacerse de ellos.

El caso es que las personas que padecen este síndrome llegan a acumular importantes y preocupantes volúmenes de basura ocupando gran parte del espacio de las distintas partes de la vivienda.

Muchas veces, la basura se acumula en la cocina, dormitorios, salas de estar o salones hasta que solo se ve un montón de basura.

Resumiendo el síndrome de Diógenes hace referencia a una enfermedad de las personas que tienden tendencia a la acumulación de basura.

 

¿Por qué se le llama Síndrome de Diógenes?

En 1960 y en función de la aparición de este patrón de conducta se realiza el primer estudio de la comunidad científica y se le puso este nombre en atribución a Diógenes de Sínope.

Diógenes de Sínope fue un filósofo griego del siglo IV antes de Cristo. Éste promulgaba la idea de que las cosas materiales no daban la felicidad mientras que vivir solo con los que se necesitaba y llevar una vida simple era más acorde con los ritmos de la naturaleza.

Pensaba que un hombre con menos riquezas era más libre y más feliz.

¿Cuáles son los síntomas, causas y por qué se produce el Síndrome de Diógenes?

Uno de los síntomas principales es la soledad de las personas.

Esa tendencia de la persona al aislamiento, a vivir en soledad, la pérdida parcial o total del contacto con amigos y familiares y la falta de redes de ayuda anticipan la falta de patrones de conductas acertadas.

La soledad y la falta de relaciones sociales también echan en falta la higiene, la limpieza de la vivienda y el aseo personal.

En España, ya hay más de dos millones de personas mayores de 65 años que viven solas, siendo 850 mil mayores de 80 años.

Este incremento de personas de edad avanzada que viven solas también es un fenómeno que incide en la aparición de esta enfermedad.

Otra de las causas es la aparición de enfermedades mentales o alteraciones psiquiátricas en esta etapa de la vida en las personas mayores de 65 que al vivir en estado de soledad y ausencia de compañía, aparece esa falta de control y de patrones acordes a la vida en sociedad.

 

¿Cuál es su tratamiento y cómo se cura?

En primer lugar se debe tratar de conectar con los familiares y amigos más cercanos de esa persona y hacerles saber que tiene una enfermedad y que necesita tratamiento.

Una persona que ha sido capaz de llenar su casa de basura resulta obvio que tiene una patología y una enfermedad y que necesita tratamiento médico.

También se debe proceder a la limpieza del inmueble y en caso que el paciente sea derivado se procedería a un vaciado del piso de manera completa o una retirada de muebles programada para una limpieza total.

Para comenzar su tratamiento necesita un diagnóstico médico, internación y acompañamiento familiar.

Lo más importante es establecer vínculos con ellos, retomar contactos perdidos con amigos y familiares. Sin embargo, esto no siempre es viable sobre todo cuando el aislamiento se ha producido por voluntad propia y de manera progresiva a través de los años.

Estas personas, muchas veces llevan años sin tener contacto con nadie con la excepción a veces de sus propias mascotas.

Por otra parte, también es la propia persona que se sigue negando a recibir cualquier tipo de ayuda, dadas las propias características psiquiátricas que padecen. En este caso, solo queda la internación, evaluación y seguimiento médico.

Los tratamientos residen en tipos de terapias psicológicas, psiquiátricas, acompañamiento hacia una reinserción con pequeñas tareas y responsabilidades de la vida diaria, como la higiene personal, actividades de ocio, de recuperación psicofísica, motriz, etc.

Por otra parte, si esa persona tiene familiares que no sabían que esa persona se encontraba en esa situación es importante que acudan en su ayuda.

El contacto de amigos y familiares siempre es primordial en cualquier terapia de recuperación de personas con el síndrome de Diógenes.

¿Conoces o has conocido alguna persona con este diagnóstico?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *