¿Cómo saco a los okupas de mi casa?


Qué pregunta más compleja. Cierto es que no es nada fácil desokupar tu casa. Que unos desconocidos, o conocidos, tomen como propia tu vivienda les sale muy barato. Si todo sale bien con una multa de no más de 300€ han vivido a cuerpo de rey el tiempo que consideran en tu casa mientras tu corrías con los gastos. Y eso ellos lo saben, porque conocen muy bien las leyes para usarlas en su favor.

Los procesos judiciales a los que tienes que enfrentarte si quieres recuperar tu casa son lentos. El sistema judicial ha creado leyes como la ley de desahucios express. Que de rápido tiene solo el nombre. La saturación de los juzgados hace que los tiempos para sacar a los okupas de tu casa se dilaten y la frustración de los propietarios crezca en proporción. 

Ante este panorama no es de extrañar que se busquen alternativas para sacar a los okupas de tu casa. En este artículo te vamos a dar la información que necesitas para desalojar a los molestos ‘inquilinos’ de tu vivienda de forma legal. Y es que, en cualquier momento, la tortilla se da la vuelta y el propietario acaba con los pies en el juzgado, mientras los okupas los tienen en el sofá de tu casa.

Y es que, los okupas se saben todas las leyes y el dueño de la casa puede acabar siendo denunciado por allanamiento de morada o amenazas, si decide tomarse la desocupación por su cuenta. 


 

Las 5 claves que debes saber para desalojar okupas

 

1. LLAMA A LA POLICÍA: ellos pueden entrar en tu vivienda y recuperarla sin orden judicial si tan solo hace 48 horas de la okupación. Eso sí, tienes que demostrar que la casa ha sido tomada y que tú eres el propietario. Sin duda, este escenario es el mejor posible. 

2. DIÁLOGO: no entres en las amenazas, no cambies la cerradura, no cortes los suministros… En estos casos, siempre es mejor entrar en un diálogo con los okupas. Evita las amenazas, las malas formas y los reproches. Si no quieres acabar en el proceso judicial lento… lo mejor es llegar a consensos de buena fe. 

3. NO ‘ESCRACHES’ VECINALES: al final, que una vivienda este ocupada de forma ilegal cabrea al propietario y a los vecinos de la finca. No es de extrañar que se busque la fuerza vecinal para presionar a la salida de los ocupantes ilegales. Sin embargo, no es buena idea crear grupos vecinales de presión. Harás ruido, pero tensarás la situación. Y eso, complica las cosas.

4.  AYUDA EN LA MEDIACIÓN: existen empresas expertas en desalojo de okupas que por un módico precio para el propietario y sin saltarse las leyes consiguen sacar a los ocupantes ilegales. Este tipo de empresas tienen unas tarifas que pueden rondar los 2.000 euros. Sus técnicas pasan por el diálogo, la negociación y la disuasión. Sin emplear la fuerza, ni saltarse las normas. 

5. LA VÍA JUDICIAL: la partida siempre la ganará el propietario por mucho que tarde y se dilate en el tiempo. Por lo que acudir a la vía judicial es lo más recomendable. Las denuncias pueden ser civiles o penales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.